Diseño

Un virgen del Trimarchi

¡Trimarchi! Fue mi primera vez. Aparte de todas las de ley que ocurren cuando viajas (nuevas amistades & contactos, chupes, etc.), como experiencia puramente de diseño es algo difícil de explicar con palabras. ¿Mi mejor definición? Un choque a los sentidos: una sobrecarga de inspiración desde el medio día hasta las 8 de la noche (dentro y fuera de las conferencias). Música en vivo, exposiciones de pintura, ilustración, diseño, fotografía, animación y audiovisuales, processing, web: ninguna rama se queda fuera. La misma línea de pensamiento se aplicó en el aspecto comercial de la conferencia: se vendía e intercambiaba de todo, desde “taipe” con diseños, camisetas serigrafiadas, hasta EPs. Y en la noche, las megafiestas creativas en Sobremonte desafían cualquier cosa que se ha visto en Ecuador. Locura total.

Por Francisco Galárraga

Mis highlights del evento: Primer lugar: THE PRESIDENT (y la interpretación magistral de Yesterday’s Pupil al inicio de su conferencia). Diseño y proyectos totalmente fuera de serie: por ejemplo, una revista hecha de envolturas de caramelos (el paquete es una autentica caja de dulces, y la revista la armas mientras te comes los caramelos). Me fascinó su visión de una Sudamérica y África unidas por el diseño. Tuve el gusto de conocer a Peet Pienaar (el duro de este estudio sudafricano) en una fiesta que organizaron en Buenos Aires, y es una calidad de persona (y hasta me dio chance de hacer unas pasantías en su estudio, así que ya saben el porqué del primer lugar jaja). En segundo lugar pondría a Istvan Orosz, un representante de la vieja guardia del poster europeo. Polish Poster pero sin ser polaco. La obra de este húngaro es impecable y numerosa. Un poco difícil de entender su visión filosófica, pero de todas maneras impactó con sus engaños/juegos visuales y mensajes dentro de los mensajes dentro de los mensajes. Me hizo pensar en qué manera puedo mejorar lo que quiero decir en mi trabajo personal. En tercer lugar estoy dividido entre las presentaciones de Alex Trochut y Tomas Roope. El primero, presentó un camino de cómo ha ido evolucionando su trabajo a través de los últimos años. Me interesó su obra porque es una especie de híbrido entre ilustración y tipografía. El segundo en cambio dio una charla magistral sobre el poder de los nuevos medios (web2.0), con ejemplos en vivo y en directo de su trabajo funcionando. Es algo un poco alejado a lo que actualmente hago, pero me parece que este señor está en la vanguardia de transformar el significado de lo que hace un comunicador visual.

Para terminar, Trimarchi enseña que en nuestras profesiones, el concepto de “erróneo” no existe – y ese es la mejor lección que aprendí allá en Mar del Plata: hay que volverse locos. Nos vemos en Mardel en un par de años.

4s Comentarios